¿Cuál es la historia de la hidromiel?

¿Habéis oído hablar del hidromiel? Seguro que os sonará de alguna película sobre vikingos, pero si pensáis que es una bebida que ya no existe estáis muy equivocados. Hoy quiero hablaros de esta estupenda bebida, su historia y dónde podéis conseguirla.

 

Dónde puedo comprar hidromiel

Cómo os decía, es una bebida que aún sigue fabricándose y vendiéndose comercialmente, aunque bien es cierto que no está disponible en cualquier bar o supermercado. Como todas las bebidas características que no se producen en masa por grandes empresas, hay que ir a buscarlas a sitios especializados. Por ejemplo, podéis encontrar hidromiel de todo tipo (tradicional, doble miel, Freyja…) en valhallahidromiel.com

 

Qué es el hidromiel y cuál es su historia

El hidromiel es una bebida alcohólica elaborada con miel y agua. Se conoce comúnmente como «vino-miel» o «agua-miel». El contenido alcohólico varía considerablemente, dependiendo del origen de la miel y del grado de fermentación durante la producción. El hidromiel puede ser tranquilo, carbonatado (espumoso) o naturalmente espumoso (la carbonatación se produce durante la fermentación).

La historia del hidromiel comienza con su primera aparición en la historia de la humanidad hace 10.000 años. Los arqueólogos han encontrado pruebas de la producción de hidromiel que se remontan al 7000 a.C. en el norte de China, donde se encontraron jarras con una mezcla de arroz, miel y fruta en las ruinas de un poblado neolítico. El ejemplo más famoso de este periodo es la vasija elaboradamente decorada de un yacimiento arqueológico de Jiahu, en la provincia de Hubei, que fue datada en el 7000 a.C.

El hidromiel también fue producido por muchas otras culturas, como el antiguo Egipto y Grecia, donde se consideraba una importante bebida religiosa. En Egipto, los sacerdotes la utilizaban con fines rituales y la bebían durante sus ceremonias. En Grecia, la consumían los campesinos en sus festivales llamados symposia, en los que bebían con los amigos como forma de celebrar su comunidad.

 

hidromiel

 

Cómo se hace el hidromiel

El hidromiel se elabora con miel y agua, pero hay muchas variaciones de la receta básica. Algunas personas añaden frutas o especias a su hidromiel, mientras que otras utilizan diferentes tipos de miel. El hidromiel también puede elaborarse con otros azúcares, como la maltosa o la glucosa, en lugar de sólo con miel.

La elaboración de hidromiel es muy parecida a la de la cerveza, ya que hay que saber cómo funciona la levadura y cómo controlar la fermentación. Además, hay que saber controlar la temperatura durante la fermentación, ya que afectará a la rapidez con la que la levadura fermenta el azúcar en etanol y a la cantidad de CO2 que se produce durante la fermentación (carbonatación).

El proceso exacto varía según el tipo de hidromiel que se produzca, pero en general hay dos tipos:

 

El hidromiel seco

Se elabora con pocos o ningún ingrediente adicional. Se fermenta sólo con la levadura del aire, que proviene de otras fuentes como uvas o manzanas. La bebida resultante tiene un bajo contenido de alcohol (normalmente menos del 8%) y un perfil de sabor ligero que suele describirse como «afrutado». Los hidromieles secos se denominan a veces «vinos blancos» porque no se envejecen en barricas de roble como muchos otros vinos.

 

El hidromiel dulce

Se elabora con ingredientes adicionales, como zumos de frutas y especias como la canela o el clavo, que le dan más complejidad y sabor. Los hidromieles dulces suelen tener un mayor contenido de alcohol (normalmente en torno al 14%), aunque algunas variedades pueden ser aún más fuertes (más del 18%).

 

Si no conocías el hidromiel y quieres empezar a degustar esta bebida ya sabes todo lo necesario para empezar a probar los principales tipos de hidromiel.

 

Deja un comentario