Escritura persuasiva: Cómo elegir las palabras adecuadas para atraer a tu audiencia

Todos queremos que nuestra marca o negocio triunfe, eso es indudable. Y para ello, tienes que aprender a comunicarte con tu audiencia de forma que consigas emocionarla y cautivarla con tu mensaje.

Guy Kawasaki, uno de los mayores especialistas mundiales en el ámbito en las nuevas tecnologías y el marketing, nos explica en su libro “El arte de cautivar”, que elegir las palabras adecuadas es uno de los factores fundamentales para gustar a tu público.

 

Por ello, cuando desde Pisando Cables se me ofreció la posibilidad de colaborar con este post, ni lo dudé: tenía que escribir sobre cómo elegir las palabras adecuadas para cautivar a tu audiencia.

 

Y aquí van una serie de consejos básicos para que tú también te conviertas en un auténtico cautivador.

 

 

Utiliza palabras sencillas

 

como se hace la escritura persuasiva

 

Hay quien cree que para atraer la atención de la gente hay que utilizar palabras grandilocuentes y pomposas para, de esa manera, hacerse destacar por encima de los demás. ERROR.

 

No os olvides que lo que buscamos es gustar a nuestra audiencia, no darles un curso avanzado en el uso y manejo de un diccionario.

Si a duras penas nuestros lectores consiguen entendernos, mucho más difícil tendremos enamorarlos.

 

Por ello, si lo que buscas a la hora de comunicarte es cautivar a tu público, utiliza palabras sencillas y habituales.

Sencillez y seducción no están reñidas. Puedes escribir de forma que tu público te entienda y aun así cautivarles y emocionarles con tu mensaje.

 

Usa la voz activa: pon al cliente en el centro

 

ejemplos de escritura persuasiva

 

Vamos a verlo fácilmente con un ejemplo:

Yo conduzco un coche

Un coche es conducido por mí.

El significado de las dos frases es idéntico: en el primer caso el verbo está en voz activa mientras que en el segundo está en voz pasiva.

 

Se utiliza la voz activa o la voz pasiva en función de lo que queramos destacar:

a.- Si lo que quiero destacar es que soy “yo” quien conduce, utilizaré la voz activa.

b.- Si lo que quiero destacar es que estoy conduciendo “un coche” (y no una moto, una bici, etc.) utilizaré la voz pasiva.

 

Si lo que quieres es cautivar con tus palabras, lo primero que tienes que saber es que has de poner a tu cliente en el centro.

Tu lector acude a ti en busca de una solución a un problema o necesidad. Por eso, lo que espera encontrar es una solución específica para él. Debes situar a tu cliente en el centro de tu comunicación pues de lo contrario perderás su interés en tu producto o servicio.

Y para hacerlo debes usar siempre la voz activa.

 

Un buen truco para saber si lo estás haciendo correctamente es instalarte el plugin para WordPress Yoast Seo que te indicará, entre otras muchas cosas, si estás usando la voz pasiva más veces de las que deberías. Así te será mucho más sencillo acostumbrarte a hablar utilizando la voz activa.

 

Haz que tu mensaje sea breve: encuentra el principal beneficio de tu marca

 

que significa escritura persuasiva

 

Otro de los errores que se comete con mucha frecuencia a la hora de comunicarnos con nuestra audiencia es querer enrollarnos más de la cuenta. Creemos que cantidad es sinónimo de calidad y no tiene porqué ser así.

Podemos lanzar nuestro mensaje de forma breve y concisa y que aun así sea tanto o más efectivo que si escribiéramos larguísimos párrafos que aburren a cualquiera.

Si alguien tiene interés y busca obtener más información, te aseguro que ya la pedirá. Si no lo tienen, no los vas a convencer porque uses muchas más palabras.

 

Para ello, busca el beneficio principal de tu producto o servicio y destácalo frente a tu competencia. Y ojo, hablamos de beneficios, no de características. Puedes leer más sobre la diferencia entre unos y otros y su importancia a la hora de comunicar tú marca o negocio.

Una vez que te hayas centrado en cuál es el principal beneficio que aporta a tu público objetivo tu producto o servicio, seguro que te es mucho más sencillo encontrar la forma de comunicarlo de forma breve pero efectiva.

 

Si, por el contrario, nunca te has parado a pensar en qué es aquello que tu producto o servicio hace para facilitar la vida de tu lector, es posible que te pierdas en querer contar todas las características del mismo y al final ni tú mismo entiendas el verdadero mensaje detrás de tus palabras.

Y lo que es peor, harás que tu lector pierda el interés en tus productos o servicios.

 

Analogías: normales y sin ambigüedades

 

tipos de escritura persuasiva

 

Generalmente, cuando queremos explicar un tema de la forma más gráfica posible, solemos recurrir a las analogías.

Es un recurso que se fundamenta en la realización de actos de relación o comparación por similitud o semejanza. Por ello, puede ser muy útil su uso para explicar cuestiones que de otra manera nos resultaría más complicado hacernos entender. Y también para asemejar nuestro producto o servicio a un término cuya elección no es  fortuita sino que se ajusta a las necesidades o propósitos del emisor.

Sin embargo, tenemos que tener algunas precauciones a la hora de elegir ese término con el que presentamos nuestra analogía:

Tiene que ser un término reconocible por el lector

Es muy frecuente que las analogías se relacionen con deportes, series de televisión de moda, personajes públicos o famosos… Sin embargo, no en todos los países se practican los mismos deportes, se ven las mismas series o se conoce a los mismos personajes famosos.

Procura elegir una analogía lo más universal posible.

Tiene que ser un término inequívoco

No en todas las culturas las palabras o las prácticas tienen el mismo significado. Ojo con la analogía que utilices pues según el tipo de lector puede resultar incluso ofensiva.

 

Tiene que ser una analogía positiva

Para que tu analogía sea eficaz tiene que ser un término que represente un elemento positivo para cualquiera de tus lectores.

 

Utiliza el recurso fundamental: Copywriting

 

definicion de escritura persuasiva

 

Como verás, tienes que orientar tu comunicación a cautivar a tu público, a conseguir que quieran lo que les ofreces y lo quieran ya. Da igual que se trate del producto que vende tu tienda, del servicio que presta tu marca o de adquirir los objetos que ofreces por Wallapop.

Si quieres conseguir lo que te propones tienes que emplear una comunicación eficaz, que llegue a tu público y que les cautive.

 

Y no hay mejor manera de lograrlo que a través del Copywriting.

Siguiendo mis propios consejos no me enrollaré mucho y de forma sencilla te diré que el copywriting es la técnica de escritura persuasiva.

Es por ello que el Copywriting se ha tornado en una herramienta poderosa y en una de las técnicas del mercadeo más efectiva, gracias a que se encamina al aumento del interés de los lectores. En definitiva, te ayuda a captar y cautivar a tu audiencia.

 

Y no te creas que se limita sólo al texto publicitario; el Copywriting lo puedes aplicar a casi cualquier faceta en la que necesites cautivar: un email, una página web, una descripción de un producto para su venta, un currículum, un titular de una revista…

 

Si quieres aprender más sobre el Copywriting o incluso si necesitas la ayuda para crear tus mejores textos, puedes pasarte por mi página web.

 

 

[Total:1    Promedio:5/5]

¿Nos dejas un comentario?