Beneficios del consumo de productos fabricados con CBD

El consumo de productos fabricados con CBD es una alternativa sana y natural para la salud. Muchos estudios han demostrado que el CBD mejora la salud en muchos sentidos.

El consumo de CBD no produce efectos psicoactivos, por lo que es una opción mucho más segura que el THC. Los productos fabricados con CBD no tienen efectos negativos en la salud y son una alternativa saludable para los fumadores de cannabis. Está en auge y su uso se está extendiendo por todo el mundo. Por lo tanto, es importante que sepas qué beneficios tiene para tu salud y cuerpo.

 

Los beneficios del consumo de productos fabricados con CBD

 

Inmunidad

Consumir CBD puede ayudar a promover un sistema inmune saludable. Esto se debe a que el cannabidiol es un potente antioxidante que puede neutralizar las toxinas y las células cancerígenas en tu cuerpo, lo que fortalece tu sistema inmunológico y te permite combatir mejor cualquier enfermedad.

 

Protección contra el cáncer

El cannabidiol puede prevenir y tratar el cáncer en varias formas, ya sea inhibiendo la metástasis o porque reduce la producción de divisiones celulares malignas en las células cancerígenas. Estos son algunos ejemplos:

 

Beneficios:
  • Reduce el dolor y la inflamación sin causar adicciones o mareos.
  • Ayuda en la lucha contra el cáncer porque inhibe la proliferación celular y la invasión metastásica (propagación a distancia).
  • Mejoría del sistema inmunológico.

 

Las personas que nunca han fumado o tomaron cualquier tipo de droga perciben beneficios inmediatos al consumir CBD. Los que ya han experimentado con la marihuana, verán los resultados más lentamente, dependiendo del nivel de tolerancia al THC.

A largo plazo, está comprobado que el consumo regular de cannabis puede disminuir el riesgo de padecer varias enfermedades como el cáncer (especialmente tumores cerebrales), síndrome de Tourette, epilepsia refractaria, autismo y trastornos neurodegenerativos.

El consumo de cannabidiol reduce la adicción a las drogas sintéticas y ayuda a recuperarse de ellas. Estudios han mostrado que cuando se administra a ratas una sustancia similar al THC (la tetrahidrocannabinol), es decir, el Delta-9-tetrahidrocannabinoide o THC, se observó un incremento en los niveles de dopamina y serotonina en el cerebro. El THC fue capaz de reducir estos niveles perjudicando las funciones cerebrales y conduciendo al cuerpo humano al estado depresivo.

 

¿Cómo se usa o toma el CBD?

Existen muchas formas de consumir el CBD: en forma de aceite, extractos o pastillas. El modo que más se utiliza es el tópico (por vía cutánea), ya que tiene un efecto más rápido y duradero que la ingestión oral. Los productos en forma de aceite.

 

Ingesta oral

Se puede tomar en forma de aceite, cápsulas o cremas. El producto ha de contener una concentración mínima del 0,2 por ciento de CBD.

Inhalación

Para inhalar el CBD se utiliza un vaporizador especial que convierte la sustancia en pequeñas partículas que son inhaladas por los pulmones. Esta técnica se recomienda para los niños y personas con problemas respiratorios o cardiovasculares.

 

Podéis comprar estos productos con seguridad en Sweet Amnesia Haze, una tienda especializada en CBD.

 

 Qué cantidad consumir

La clave para que un producto sea efectivo es la dosis de cannabidiol (CBD) que contiene. Aunque no todos los productos que se venden en el mercado tienen la misma dosis, lo cierto es que cada vez son más los fabricantes que incluyen este ingrediente en sus fórmulas.

Lo ideal sería consumir una medicina con una concentración de CBD de al menos 15 mg por gramo de producto. De esta manera, se conseguirá una mayor acción terapéutica del cannabis y más posibilidades de alcanzar el objetivo deseado. Es decir, si el tratamiento consiste en combinar cannabinoides y terpenos para mejorar su efectividad, entonces necesitamos consumirlos conjuntamente para obtener resultados satisfactorios.

 

En las últimas décadas se ha visto un crecimiento exponencial en el uso de cannabis. La popularidad de esta planta ha aumentado, no solo en su forma de consumo tradicional como droga, sino también en la industria de los alimentos y bebidas.

 

Deja un comentario