Cómo darle un aire nuevo a tu casa: pequeñas reformas, cambio y transporte de muebles y mucho más

A veces nos parece que cambiar aquellas cosas que no nos gustan de nuestro hogar es tarea imposible, al menos sin meternos en reformas complejas y con un bajo presupuesto. Sin embargo, existen unas cuantas opciones que nos permiten darle un aire totalmente distinto a nuestra casa por poco dinero. Desde un suelo nuevo al color de las paredes, aquí te contamos la manera más sencilla y eficiente de realizar tú mismo todas estas modificaciones.

 

Pinta las paredes de tu casa

Una forma sencilla de que tu casa se vea como nueva es pintar las paredes, tarea que si realizas por ti mismo resultará notablemente más económica que si contratas a un profesional. Si lo que tienes es prisa, te recomendamos esta última opción: en pocos días tendrás todo listo con mínimas molestias y los mejores resultados.

Si te animas a hacerlo tú, considera que utilizar un solo color hace más sencillo el trabajo, y que decantarse por tonos mates y claros hará que se disimulen las imperfecciones. La pintura plástica supone la mejor opción ya que se aplica fácilmente, huele menos y se seca rápido. Además, limpiar las salpicaduras y las brochas es muy fácil porque solo necesitas agua. Ten en cuenta que un litro de esta pintura da para unos 10 m2, y necesitarás como mínimo aplicar dos capas, aunque te recomendamos que guardes un extra por si necesitas hacer algún retoque con posterioridad.

Antes de pintar, realiza una pequeña prueba en un trozo de pared que te permita evaluar el tono con distintos tipos de luz. Prepara la pared limpiándola y cubriendo pequeños agujeros o desperfectos con masilla. Pinta por estancias, a ser posible en el momento en el que haya más luz natural y asegúrate de ventilar bien la habitación para que seque rápido. Sitúa los muebles en el centro del cuarto y cúbrelos, utiliza cartón para proteger los suelos y cinta de carrocero para puertas, ventanas y zócalos. Con estas pequeñas instrucciones, en pocos días obtendrás un resultado fantástico.

 

Muebles a medida

Los muebles a medida cuentan con la enorme ventaja de ajustarse perfectamente al espacio del que disponemos. De este modo nos permiten aprovechar huecos irregulares para despejar el resto del espacio y redecorarlo a nuestro gusto. Se integran perfectamente en la arquitectura y nos los puede hacer un carpintero.

Una opción más sencilla es simplemente cambiar aquellos muebles que no nos resulten muy prácticos o que estén anticuados. Estos los puedes vender o almacenar en otro lugar; y no tendrás que preocuparte por el transporte de muebles ya que existen empresas especializadas que se pueden ocupar del traslado por ti.

 

Instala un suelo laminado

Cambiar el suelo parece una tarea compleja, pero los laminados sintéticos permiten su instalación sobre el suelo anterior gracias a su fino grosor. Reproducen diferentes materiales (madera, parqué, piedra, cerámica…) de manera realista y los encontramos en el mercado desde 15€/m2. Para ponerlos no hace falta adhesivo, sino que se encajan las láminas entre sí con un sistema de clic, lo que hace que el proceso de colocación sea limpio y rápido. Presta atención a la clasificación del fabricante, ya que existen diferentes indicaciones y materiales según el uso que demos a la habitación (no es lo mismo un baño que un dormitorio, por ejemplo).

 

Cambia la encimera

Renovar la encimera es una forma de cambiarle totalmente el aspecto a tu cocina, y la instalación no lleva más de un día. Actualmente en el mercado existen muchos tipos de materiales, y el precio oscila según el que elijamos. Un clásico que nunca falla es el mármol, que podemos pulir cuando ya sentimos que ha perdido el brillo, mientras que el granito es uno de los materiales más resistentes, aunque limitado desde el punto de vista estético. Otros materiales, como el acero inoxidable, los laminados o los compactos (Silestone, Dekton, Corian…) tienen pros y contras que conviene estudiar y valorar uno por uno. Te recomendamos pedir más de un presupuesto si te planteas cambiar la encimera, ya que además del material deberás sumar la mano de obra.

 

Deja un comentario